Saltar al contenido

6 Malos hábitos a evitar cuando aprendemos guitarra

Seguro que muchos blogs te han dado consejos de cómo aprender a tocar la guitarra, o de que necesitas saber para tocar una guitarra y muchos más de este tipo. Pero, en Comprar Guitarras, no solo queremos decirte que deberías hacer, sino también que NO deberías hacer. Así que aquí están unos cuantos consejos sobre qué cosas evitar cuando estás aprendiendo a tocar la guitarra.

Primero: No tener preparado un sitio para tocar la guitarra

Encontrar tu rinconcito dónde practicar con la guitarra es muy importante. Si realmente quieres progresar en el aprendizaje, este pequeño detalle te hará tener en cuenta el instrumento.

Si no haces este paso, y tienes la guitarra guardada en la funda o en un armario, acabarás dejando pasar los días de practicar y te olvidarás de ella (a no ser que estés muy motivado claro). 

Por esta misma razón, busca tu esquinita o una habitación de tu casa para tener tu espacio y así poder dedicarle el tiempo necesario a la práctica de tu guitarra.

Ten en cuenta que no hace falta que ambientes toda una habitación ni que prepares nada en especial, simplemente busca donde te sientas más cómodo y haz que ese lugar se convierta en tu ‘escuela de música’. 

Segundo: No tener una rutina de práctica

Creo que es algo obvio que necesitas tener una rutina de práctica con la guitarra, pero nunca es mala idea recordarlo. Si organizas bien el calendario (el cuando y cuanto quieres practicar con el instrumento) tendrás mucho más claros tus momentos de guitarra y los aprovecharas mejor.

Si no haces esto, y no tienes claro por dónde comenzar, perderás el rumbo y terminarás pensando en que vas a comer al día siguiente en vez de practicar con la guitarra.

Por este motivo, define una estrategia y decide el tiempo que vas a dedicarle a la guitarra (como consejo, 5, 10, 20 minutos son suficientes si apenas estás comenzando). Empieza por el calentamiento, puedes buscar distintos videos por Youtube. Después repasa lo que hayas visto y aprendido días anteriores. Y finalmente, comienza a aprender despacio los nuevos fragmentos de la canción que estés practicando.

Si estás interesad@ en una rutina de práctica completa, haznos saber y crearemos un post de ello.

Tercero: No reducir la velocidad

Algo que suelen tener muy en común entre algunos guitarristas principiantes es que, comienzan a tocar rápido la parte de la canción que ya conocen y tienen practicada y cuando llegan al fragmento que aún no tienen aprendido, disminuyen la velocidad drásticamente. 

Por esta razón, te recomendamos que toques toda la canción a una velocidad que sirva de ‘unión’ entre la parte que ya te sabes y la parte que todavía estás aprendiendo. De este modo pasarás de un fragmento a otro con mayor fluidez y asimilándolo más rápido y mejor.

Cuarto: No practicar por secciones

Otra cosa que se hace mal habitualmente es el hecho de no practicar por fragmentos o secciones. Cuando hablamos de secciones podemos incluir pentagramas, compases o frases que tenga la pieza.

Es muy importante que no caigas en el auto engaño de tocar todo de pies a cabeza y decirte a ti mismo que ya te lo sabes cuando en realidad, no es así.  

Tú mismo debes conseguir ser exigente con lo que haces si de verdad quieres aprender a tocar la guitarra (no te pases con las exigencias, también se trata de que te diviertas aprendiendo).

Quinto: No fijarse en los detalles

No prestar atención a los detalles de la partitura o del vídeo que estás viendo es algo mucho más común de lo que crees. Cuando estamos aprendiendo a tocar la guitarra hay mucha información que entra de golpe y nos es difícil asimilar.

Es decir, hay tantas cosas en las que fijarse que al final nos olvidamos de otras. Por eso es importante tener paciencia y observar con lupa lo que sucede: mirar la digitación de los dedos, las notas que aparecen, el ritmo, la tonalidad, el ángulo de la mano, los matices de intensidad, y sobre todo, lo que dice el profesor.

Por ello, tómatelo con calma, lee y relee las partituras y pausa y repite las veces que hagan falta los vídeos.

Sexto: No practicar nada

De este mal hábito no hay mucho qué decir. No practicar no es un problema realmente ya que si no te interesa la guitarra no practicas y ya está. El verdadero problema llega cuando te dicen que es muy difícil aprender a tocar la guitarra y tu te rindes y no prácticas más.

En muchos casos nos autoengañamos diciéndonos cosas como: no se tocar, soy torpe, el profesor no se explica bien, en aquel video no se entiende bien lo que dicen, etc. Y encima, todo esto lo decimos tirados en el sofá viendo una película.

Bajo mi punto de vista, primero tienes que intentarlo y dar lo mejor de ti y luego ya si quieres, decidir que esto no es para ti. Pero te aseguro que con esfuerzo y ganas, no hay nada que sea imposible. Recuerda que todos los músicos que admiras, un día fueron como tú.

Así que dicho esto, intenta evitar estos malos hábitos, coge tu guitarra y practica a tope. ¡Estoy seguro de que serás un crack con la guitarra!